Señor Andrés López:

Qué lamentable que después de casi dos años de golpear al pueblo de México en todos sus sectores y en sus diversas situaciones socioeconómicas, para no hablar de clases sociales que eso es lo que hace quien pretende dividir, qué lamentable que después de haber mentido a los mexicanos en todas sus promesas de campaña, y que hasta su última carta que era la de su honestidad personal y la de su familia, hayan caído por tierra. 

Después de habernos demostrado su incansable afán por ver destruida nuestra querida Patria, porque somos millones de mexicanos quienes sí amamos a México, después de que ha intentado una y otra vez arremeter contra las instituciones, contra las libertades, contra los derechos de los padres de familia, introduciendo o tratando de introducir a contrapelo de la mayoría del sentir nacional sus ideas importadas del fracasado chavismo bolivariano y castrista, de tratar de privilegiar la aberrante ideología de género, antinatural, anticientífica y simplemente ideológica y por lo tanto contraria a la naturaleza del ser humano, quien es fiel ejemplo de la Ley Natural, reflejo ésta de la Ley Divina y que usted pretende pisotear mediante la Ley Positiva, misma que para ser realmente legal tiene que ser primero lícita, es decir, estar en consonancia con las otras dos, puesto que como su definición académica establece: “La ley es el ordenamiento de la razón, dictado por la autoridad competente y que tiene como finalidad EL BIEN COMÚN”. 

Después de que se ha dedicado a dinamitar todos los avances que mal o bien se habían logrado en muchos años de una democracia imperfecta pero evolucionando, de destruir instituciones, de enterrar miles de millones de pesos en proyectos de infraestructura que posicionarían a México en un lugar privilegiado de competitividad, de cara a la modernidad  que tanta falta nos hace, destruir el sistema de salud y dejar en el desamparo a millones de mexicanos, de atropellar a los Poderes Judicial y Legislativo, para decepción de todo México, así como a diversas instituciones que deberían de tener asegurada su independencia respecto del ejecutivo, después de haber hecho una burla de la supuesta aplicación de la justicia al “perseguir los delitos de corrupción de los expresidentes”, haciendo de esto una sucia maniobra electoral y un teatro totalmente fuera de los principios del debido proceso, que además se detuvo curiosamente cuando quienes aparecieron como los más  actuales corruptos del sistema político han sido precisamente sus cuñadas, sus hermanos y sus hijos, curiosamente se suspenden las amenazas, porque no eran más que eso, del Circo Lozoya S.A. de C. V. para servirlo a usted.

Vamos, después de que nos había demostrado por todos los medios a su alcance que no le mueve a usted ningún interés por México, por sus valores, por su tradición ni por los mexicanos, ha llegado a cruzar una línea muy delgada pero muy importante.

Se ha metido usted a la casa de todos los mexicanos católicos y no católicos, puesto que la invasión abrupta y abusiva que ha hecho con la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, es un atentado cobarde y autoritario, que constituye un gravísimo precedente contra las libertades de conciencia de todos, porque mañana podrá ser una Mezquita, una Sinagoga, un Templo Cristiano.

En una palabra, ha dado usted el último paso que podía dar para demostrarnos que su soberbia lo hace sentirse con el poder suficiente para llevar a cabo esta arbitrariedad, es así como pretende ser un Juárez, triste masón que también traicionó a México de diversas formas, sobre todo con su anticatolicismo mal disfrazado de laicismo con sus nefastas leyes de reforma, y que para su desgracia, después de tantos años no ha logrado arrancarnos el amor y el respeto a nuestra libertad de creencias.

Pues sepa usted, por si lo ignora o pretende olvidar, que la Nación Mexicana se fundó con la participación de los pueblos mesoamericanos, con los soldados españoles, pero también con los frailes que con ellos vinieron y con muchos otros que vinieron a encontrar en estas tierras su nueva patria y nacionalidad, sobre todo a partir del momento en que Santa María de Guadalupe bendijo esta tierra maravillosa y nos dejara como regalo su sagrada imagen en el Cerro del Tepeyac, y sepa también que Ella es la misma que está escrito en la Biblia, que vendrá y aplastará la cabeza de la serpiente.

De manera señor López, que no crea que va a ser tan fácil como piensa invadir abruptamente la casa de todos los mexicanos y que nos quedaremos tan tranquilos, la historia nos recuerda que esto no ha sido posible, y nuestras convicciones nos garantizan que esta vez tampoco lo será, porque usted no supo cumplir su palabra de SERVIR A MÉXICO Y HACER CUMPLIR LAS LEYES, TODO MÉXICO SE LO DEMANDAREMOS. Somos muchos millones de mexicanos quienes preferimos denunciar ante los hombres antes que callar ante Dios, hasta sus últimas consecuencias.

Porque a tí México, mi Patria querida, “El cielo un soldado en cada hijo te dió”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s