Mexicanos al grito de guerra 5

Retomamos el hilo de las reflexiones que sobre nuestro Himno Nacional Mexicano hemos venido compartiendo, no sin antes aprovechar para felicitar a todos los mexicanos que son papás por la celebración del día 21 de junio.

Siempre he pensado que la paternidad es un privilegio mediante el cual el Creador, cualquiera que sea el concepto que tengas de él, te invita a colaborar en su obra creadora. Eso me quedó muy claro cuando en aquel abril de 1984 estaba con mi esposa en la sala de labor de un hospital.

Esperábamos el nacimiento de nuestro primer hijo, en ese momento me volví plenamente consciente de la responsabilidad que a partir de aquel momento me acompañaría por el resto de mi vida, sobre todo porque entiendo la paternidad y el hecho de que sigan naciendo niños como la demostración de que Dios no ha perdido la confianza en nosotros. ¿Por qué entonces la hemos de perder nosotros los padres?

Cierro el paréntesis de la felicitación por el día del padre, celebrado de forma novedosa en cada familia de acuerdo a lo que la pandemia nos permitió, pero sintiendo el cariño profundo de todos y cada uno de los hijos. Vamos pues al himno:

En Biografías y vidas, la enciclopedia biográfica en línea se dice de López de Santa Anna lo siguiente: “Desde el punto de vista ideológico, aunque apoyó en sus inicios a liberales y federalistas, suele calificarse a Santa Anna de conservador, si bien es más exacto definirlo como un demagogo oportunista carente de ideología. Ciertamente, su sed de poder fue inversamente proporcional a su coherencia, y jamás ningún escrúpulo le impidió cambiar de bando.

Y como si fuera providencial, a continuación de la estrofa prohibida, nuevamente encontramos los verdaderos valores patrios expresados de esta forma:

¡Guerra, guerra sin tregua al que intente
de la Patria manchar los Blasones!,
¡guerra, guerra! Los patrios pendones
en las olas de sangre empapad:

Esto quiere decir que hay que combatir sin tregua, sin descanso y hasta sus últimas consecuencias, a quien pretenda ir en contra de los valores nacionales que es lo que significa los Blasones, escudos, insignias y emblemas son algunos de los sinónimos de esta palabra, tal vez ya en desuso actualmente, pero no fuera de vigencia.

Primero ver los Símbolos Patrios manchados con la sangre de sus hijos, antes que permitir que alguien atente contra ellos.  Y en la segunda parte continúa con el mismo brío y el mismo espíritu de sacrificio y de ofrenda por la Patria:

¡Guerra, guerra! En el monte, en el valle
los cañones horrísonos Truenen,
y los ecos sonoros resuenen
con las voces de ¡Unión! ¡Libertad!

No es casualidad que sean dos de las tres garantías con las que finalmente triunfó el movimiento independentista, ni que pudieran llegar a sonar en el monte o en el valle, en cualquier rincón de la Patria los cañones de horrible estruendo, bueno hoy en día tal vez hemos cambiado los cañones por el estruendo no violento de los claxon de los automóviles, como nueva voz, inexistente en tiempos del Himno, pero vigorosa, clara  y auténtica en estos tiempos modernos.

Las redes sociales con su amplia gama de posibilidades, medios visuales, auditivos, multimedia, videos, canales masivos y otros muchos que nos permiten elevar la voz, compartir ideas y pensamientos y convocarnos como Sociedad Civil, en torno a nuestros valores nacionales y estar preparados para su defensa pacífica dentro del marco legal y jurídico que nuestras instituciones todavía nos permiten a la fecha.

Lo que no debemos de perder de vista son precisamente estas dos palabras clave de nuestro Himno, “Y los ecos sonoros resuenen, con las voces de ¡Unión!, ¡Libertad!” Mientras nos mantengamos en la ruta de la unidad por la libertad, nuestro destino podrá seguir siendo grande, pero a condición de que como sociedad nos comprometamos con él.

Qué bueno que desde el principio hablamos de que no retrata nuestro querido Himno Nacional a un pueblo belicoso, dijimos desde la primera entrega que más bien se aspira a la paz, y a una paz duradera y trascendente, pero la gallardía y el espíritu de Unidad, Libertad e Independencia palpita línea a línea como un hilo conductor, invisible pero indestructible, encarnado, nuevamente lo decimos, en el soldado que el cielo a la Patria en cada hijo le dio.

Antes, patria, que inermes tus hijos
bajo el yugo su cuello dobleguen,
Tus campiñas con sangre se rieguen,
sobre sangre se estampe su pie.

Una y otra vez se nos dice como una voz de la conciencia, que antes que rendirse al extraño enemigo, sea interno o venga de más allá de las fronteras, y dejarse doblegar y humillar, primero regar con nuestra sangre cada rincón de nuestra Patria, aunque llegase a provocar que al pisar los lugares defendidos, se estampen las huellas en la sangre derramada.  Sin duda que estas alegorías poéticas del autor nos remiten al espíritu de aquella época, en la que realmente se escribieron con sangre algunos de los pasajes de la historia de nuestro surgimiento como nación independiente, sin embargo, bueno será que el espíritu permanezca dispuesto, aunque los caminos sean otros, el deber de la defensa sigue llamando a cada uno de los hijos de esta nación con la misma fuerza de aquel entonces.

Y para que no quede duda de aquel inquebrantable espíritu, cuya existencia se plasma tan claramente y que seguramente fue uno de los elementos que le merecieron el triunfo a esta letra, nos presenta una estampa de lo que podría significar esto, a la luz, insisto, del espíritu de entonces:

Y sus templos, palacios y torres
se derrumben con hórrido estruendo,
Y tus ruinas existan diciendo:
de mil héroes la Patria aquí fue.

Es decir, que será siempre más honroso pagar el precio en vidas y destrucción hasta las ruinas que quedarían como testigos, antes que transigir o ceder la Patria al enemigo. Solamente sobre convicciones se puede construir algo verdaderamente sólido como un espíritu patrio. Nunca hay heroismo que sobre cuando hay un bien de gran valor que se defiende, y la Patria como madre nuestra, siempre lo merecerá.

Espero que nos veamos pronto en la siguiente entrega de esta interesante narración basada en la letra de nuestro Himno Nacional Mexicano.

undefined.

Publicado por raulsalastorres

Ciudadano comprometido con México, nacido en 1955 en la Ciudad de México. Convencido de que una sociedad sólida, educada, formada en valores morales y cívicos es pilar fundamental para garantizar el desarrollo integral del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: